viernes, 11 de octubre de 2019

Funcionamiento cocina eléctrica de inducción

Funcionamiento cocina eléctrica de inducción

Cocinas de inducción

Una cocina de inducción es un tipo de cocina vitrocerámica que calienta directamente el recipiente mediante un campo electromagnético en vez de calentar mediante calor producido por resistencias. Estas cocinas utilizan un campo magnético alternante que magnetiza el material ferromagnético del recipiente en un sentido y en otro. Este proceso tiene menos pérdidas de energía. El material se agita magnéticamente, la energía absorbida se desprende en forma de calor y calienta el recipiente. Los recipientes deben contener un material ferromagnético al menos en la base, por lo que los de aluminio, terracota, cerámica, vidrio o cobre no pueden utilizarse con este tipo de cocinas.

Actualmente el coste de la tecnología de inducción dobla al de una vitrocerámica tradicional, pero las elevadas prestaciones así como su mayor eficiencia energética la convierten en una inversión atractiva. El coste de la producción de esta tecnología se centra en la electrónica de potencia necesaria para su funcionamiento.

Funcionamiento de una cocina de inducción

La física de una cocina de inducción y de un cargador eléctrico es la misma. En efecto, el mismo principio físico que permite que puedas cocinar, también permite que puedas cargar tu teléfono sin cables. En base a esto, probablemente ya te hayas dado cuenta que el calor en una de estas cocinas se traspasa por medio del aire. Veamos cómo.

Este tipo de cocinas funcionan en base a un campo electromagnético creado por un núcleo ferromagnético, es decir, un hilo de cobre grueso al que se le suministra electricidad. Se crea un campo electromagnético, como un imán. Mientras que la bobina está recibiendo electricidad, se considera un imán eléctrico, lo que en física se conoce como electro-imán, que tiene la propiedad de ser encendido y apagado a placer.

Una vez creado este campo electromagnético mediante la bobina primaria (la de la cocina), el caldero o sartén, que debe ser  de un material magnético, se calentará al entrar en contacto con el campo (no es necesario que esté en contacto con la cocina).

De hecho, podemos poner un paño o papel entre la cocina y el caldero y no se quemará. Y lo mejor de todo: la cocina en sí no se calienta, sino que el único calor que recibe es el provocado por los utensilios, por lo que es mucho menor.

Características de las cocinas de inducción

     La función potenciado: que sirve para aumentar la potencia de una sola zona de cocción.
     Unión: esto permite que dos zonas de cocción se conviertan en una, creando una mayor para utensilios de gran tamaño.
     Un temporizador separado para cada zona
     Seguro infantil
     Función de limpieza
     Detección de pérdidas: que desconecta de forma automática la placa cuando algo sobre el panel de control
     Pausa: Apaga la placa y la vuelve a conectar a la misma temperatura. Esto se consigue mediante el mantenimiento de una temperatura baja y constante.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Humor Relacionado