lunes, 5 de noviembre de 2018

Motel Éxtasis

Un hombre muy elegante, ingresó al Motel Èxtasis en pando y pidió ver al dueño. Cuando este llegó, comenzó la historia.

- El Cliente: está la habitación 39 vacía?
- Dueño: Sí, Señor.
- El Cliente: puedo reservar?
-Dueño: por supuesto que puede.
- El Cliente: Gracias.

Antes de ir a la habitación, el cliente le pidió al dueño que le proporcionara un cuchillo negro, un hilo blanco de 39 cm y una naranja 39 gr.

El dueño estuvo de acuerdo, pero estaba sorprendido ante las cosas raras que el cliente pidió tener.

El Cliente entró en su habitación, no pidió comida ni nada más.

Por desgracia para el dueño, su oficina estaba al lado de la habitación 39.

Después de la medianoche, el dueño oyó voces extrañas y ruidos en la habitación de ese cliente. Voces de animales salvajes y de utensilios y platos tirados en el suelo.

El dueño no durmió esa noche. Él seguía pensando y preguntándose cuál podría ser la fuente del ruido.

Por la mañana, cuando el cliente le entregó las llaves al dueño, este último pidió ver la habitación primero.

Fue a la habitación y lo encontró todo bien. Nada inusual. Incluso encontró el hilo, el cuchillo negro y la naranja en la mesa.

El Cliente pagó la cuenta y le dio a los encargados de limpieza una buena propina y dejó el hotel sonriendo.

El dueño estaba demasiado sorprendido pero no reveló lo que escuchó a los demas trabajadores. De hecho, empezó a dudar de sí mismo.

Después de un año, el cliente apareció de nuevo. Pidió volver a ver al dueño.

El cliente pidió las mismas cosas: habitación 39, cuchillo negro, hilo blanco 39 cm y una naranja 39 gr.

Esta vez, el dueño quería saber la verdad por todos los medios posibles. Pasó una noche sin dormir, esperando que pasara algo. Después de la medianoche, las mismas voces y ruidos comenzaron, esta vez más fuerte y más indescifrable que el año anterior.

De nuevo, antes de irse, el cliente pagó su cuenta y dejó una gran propina en la mesa para los empleados. La sonrisa no le dejó la cara.

El dueño comenzó a buscar el significado de todo lo que el cliente pidió tener. Por qué pidió la habitación 39? Por qué el hilo blanco? Por qué el cuchillo negro??? de hecho, no llegó a ninguna respuesta convincente a todas estas preguntas.

El dueño ahora estaba esperando ansiosamente el mes de Agosto, el mes en el que apareció el cliente.

Para su sorpresa, el primer día de Agosto, apareció el mismo cliente. Él hizo las mismas preguntas. Quería reservar la misma habitación, quería tener las mismas cosas que antes.

El jefe volvió a oír los mismos ruidos, esta vez más fuerte que las veces anteriores.

Por la mañana, cuando el cliente estaba saliendo del Motel, el dueño se disculpó cortésmente con el cliente y pidió conocer el secreto detrás de los ruidos en la habitación.

"Si te digo el secreto, prometes no decírselo a nadie más?''
"Te prometo que nunca voy a dejar que nadie lo sepa. Jamás revelaré tu secreto" Así que, finalmente, el cliente reveló su secreto al dueño.

Desafortunadamente, el dueño era una persona íntegra y hasta ahora no ha revelado el secreto a nadie.

Cuando lo haga, te lo haré saber... Gracias por leer 📖
Recuerda, a diario hacer como mínimo 15 minutos de lectura. 👍

UNO SIEMPRE PENSANDO EN USTEDES 😁

Motel Éxtasis

0 comentarios:

Publicar un comentario